El Lenguaje inclusivo en el desarrollo de apps

En el desarrollo de apps - como en cualquier sector o negocio  - la manera en la que te diriges a tu público es crucial para establecer algún tipo de vínculo o enlace que genere fidelidad.  Acercarte a tu público de forma casual , en segunda persona informal "¡Ey, tú! ¿qué tal?" es bastante diferente de hacerlo de un modo más formal "Usted, disculpe, ¿cómo se encuentra?".  En un trabajo en el día a día - un trabajo comercial, con trato al público - es más fácil ver a la persona que tienes delante y saber qué decirle o de qué manera es lo más apropiado aproximarse a el/ella.  ¿Es mejor tutear o hablar de usted? A menudo en labores comerciales depende sobretodo del cliente... pero... ¿Y cómo le dices a una máquina de que forma tiene que hablarle al usuari@ ?

Entendiendo el contexto

El contexto en el que un programador puede encontrarse a la hora de programar un sitio web suele a menudo tener un enfoque multilingüe. Esto es, que las cadenas de texto a mostrar al usuario deben de ser tratadas previamente y almacenadas en un diccionario multilingüal, para, una vez seleccionado el idioma, elegir la cadena de texto a mostrarle al usuario.


Hasta aquí todo parece bien sencillo, En lugar de imprimir en la pantalla "Welcome to Hamro Dev", pues imprimes una variable que tomará forma de "Welcome to Hamro Dev" o "Bienvenido a Hamro Dev" en función del idioma... pero ahí ya tenemos nuestro primer problema. En Inglés, no se hace ningún tipo de distinción entre géneros en muchas de las formas verbales. "Hello User" es siempre "Hello User", pero cuando lo traduces al Español, se traducirá como Usuario o Usuaria en función del género del usuario... ¿pero qué ocurre si no tenemos el género del usuario? ¿Y si no queremos incluírlo en la lógica de la programación de nuestra app para no encarecer el producto final desarrollado?

En un proyecto reciente en el que he trabajado, las primeras aproximaciones comienzan a ser las de "Hola usuario/a", pero ... ¿y por qué la o va antes que la a? Si queremos encontrar la forma completamente inclusiva , esta distinción no puede hacerse de esta manera. Lo correcto sería incluir el género del usuario en la vista de alguna forma para que útilice "Hola Usuario" o "Hola Usuaria" en función de su género.  El problema es que - y sobretodo en proyectos multilingüales - no siempre se guarda esta información , o bien el proyecto carece de todo el soporte de datos para poder hacer esta distinción correctamente.


Entonces, comenzó a parecer factible el utilizar "Hola Usuari@", con la @ haciendo el favor de ser a la vez O y A.  Solventado el problema, y además puede propagarse a todo el resto del Castellano, "Bienvenid@ Espartan@" .  


Pero esta solución no contenta a todos, para empezar la @ no es una letra que se lea natural junto a una palabra, y seguidamente la RAE todavía no acepta este tipo de acepciones para la Arroba. (una lástima, pero estaría bien que la RAE pudiese aceptar este tipo de usos de la arroba para hacer el futuro de los programadores en internet algo más sencillo).


Podría utilizarse - como empieza a aparecer ya  ser frecuente - el uso de la e , "Bienvenide Usuarie"... pero ojala pudieran estas palabras  expresar lo antinatural y mal que me parece eso a los ojos. Una E nunca ha sido en la historia de la gramática castellana una vocal que designe género de ninguna de las maneras, entonces no acabo de entender (ni la RAE lo acepta tampoco ) el uso de esta letra para "salir al paso", y desde luego no lo aceptaría por encima de la @ !!!


Seguidamente, podemos utilizar "Hola Usuario o Usuaria" .... pero a nivel de experiencia de usuari@ (User Experience, o UX a partir de ahora) ... a nivel de UX queda feo... Te imaginas hablar con un dependiente de mercadona y te suelten algo así como "Hola Cliente o clienta"... Pensarías que estás hablando con un/a ciego/a , ¿no?  Pues imagínate un ordenador... si ya estamos seguros de que Google conoce TODO sobre nosotros/as, ¿no va a saber una máquina si soy hombre o mujer?


Otra forma de solventar este problema ,es guardando el género del/a usuari@ en algún lugar, pero vivimos en la época del todo instantaneo, y añadir un campo en el registro de usuari@s que indique el género del usuari@ puede reducir la gente que se inscribe en tu plataforma un X% - salvo que seas tinder, en cual caso viene a ser un requisito indispensable. 

Una problemática desconocida para muchos

Entiendo que muchos programadores le pasarían la pelota a alguien de arriba, de producto o de desarrollo de negocio. No obstante en el mundo emprendedor a menudo es el propio equipo de desarrollo (o el programador Junior , el último mono) quien acaba encargándose de realizar este tipo de decisiones. En el entorno emprendedor suele haber menos dinero y con ello menos personas para pensar en este tipo de cosas.


El enfoque que yo empecé a tomar a nivel de programación era el de tratar de evitar el uso de palabras que hicieran algún tipo de alusión al género, así por ejemplo, un mensaje de bienvenida que Traduzca "Hello User" podría ser, por ejemplo, "Te has autenticado correctamente", o sencillamente "¡Hola!"


El enfoque que tuvieron algunas empresas de videojuegos era el de darle un toque más informal que le permitiese su público - ya que se trata de un juego. Así pues, en lugar de "Hola y bienvenid@", se puede pasar a una forma más informal de hablar, "Caray, ¡cuanto tiempo!" o "¡Que alegría que por fin te hayas registrado!"

El contexto puede decir mucho. El mundo de los videojuegos ha traido de su mano alguna que otra idea a este mundo del lenguaje inclusivo con el que quizás no habríamos contado. Eso si, el mundo de los videojuegos tiene una gran ventaja - por lo general siempre van a saber el género del protagonista, ya que rara vez van a hablar con el usuario, sino con la persona, o el protagonista que el usuario/a encarna.


Así pues, cuando estás jugando al "God of War", o al "Call of duty", al ordenador no le interesa saber el género de quien está jugando, por que ya de forma implícita va a tener claro cual es el género del protagonista.  El juego se programa teniendo esto en cuenta y con esa información ya se puede personalizar más la manera en la que te diriges al usuario/a, y controlar así la User Experience.

Por desgracia, no todo son soluciones y a menudo la necesidad de utilizar lenguaje inclusivo en nuestros días acaba haciendo que cambiemos no solamente nuestra manera de hablar y las palabras que tenemos que utilizar, sino los sistemas que construímos en esta nueva sociedad de la información... hasta tal punto que prefiero decir User Experience que Experiencia de Usuario o Usuaria.

La economía del lenguaje VS el lenguaje inclusivo.

Una de las cosas que más se destacan en el Castellano es la velocidad de habla. La mayoría de idiomas trata de tener una gramática y una sintaxis clara que permitan al interlocutor/a ahorrar palabras o hablar más rápido. Todos TODOS los idiomas (y no hablo pocos) lo hacen sin importar la raíz lingüística de la que provienen.

Así, por ejemplo, el Inglés - con raices anglosajonas fuertemente ligadas a la influencia del latín - utiliza abreviaciones con el ' , tales como "Don't" y "Doesn't"  para acortar una frase en una sola sílaba. 


En Italiano y Valenciano por ejemplo, tenemos los apóstrofes de forma similar al Inglés pero con los artículos que preceden a los sustantivos. Así, "l'aigua" o "l'acqua", "l'aire" o "l'area" y un sin fín de acepciones más tan solo para ahorrar una única sílaba.


Incluso en Nepalí aprendí que también tienen sus truquitos para poner una sílaba detrás de la otra, ahorrar sílabas a pronunciar más rápidamente en función de  la formalidad de la frase, cambiando frases como के बन्नु भयो (¿Que fué dicho?) por fu forma más informal के भाको ? (que se ha dicho?) No hace falta que entendáis Nepalí para ver que la primera frase es más larga que la segunda.


Y esa es una de las más terribles realidades, la economía del lenguaje nos empuja a acortar frases para hablar más rápido, pero el lenguaje inclusivo en Español choca diametralmente con la economía del lenguaje.


A estas alturas de la conversación - al menos a mi parecer - es innegable afirmar que existe mucho "machismo" dentro del castellano. ¿Por qué al hablar en másculino se incluye a ambos géneros? -> ( ¿Has recogido a los niños? ) pero no ocurre lo mismo al revés? -> ( ¿Has recogido a las niñas? ).  Podríamos pasarnos horas ennumerando este tipo de detalles que tan solo las lenguas romanicas tienen y que otras por ejemplo, no. (Volviendo al Nepalí, "Niño" es chora चोर,
Niña es chori छोरि , pero "niños" es "niño y niña" y se pronuncia "chorichora", o 
चोरिचोरा ) . 


La finalidad de este artículo no es la de debatir si es machista o no, sino hasta qué punto debemos como sociedad "corregir" este problema que arrastra el castellano desde hace ya tantos años.


Y es que, sin remedio,  no poder utilizar formas verbales por cómo quedan sin utilizar lenguaje inclusivo acabará inevitablemente empobreciendo la riqueza de la lengua castellana, pero utilizando dichas formas de hablar tampoco corregimos el problema.


Es necesario dar con una solución que no vaya en contra de la economía del lenguaje (de la misma manera que queremos que todo sea más barato, también instintivamente buscamos decir más con menos). Ciertamente, cada idioma tiene sus defectos. En Inglés nunca queda claro el género cuando hablas. Así pues, "I'm going out with my friends" no especifíca el género de tus amigos, y por tanto se pierde riqueza textual. Si tratas de darle mas descripción "I'm going out with my female friends" para enfatizar este género vas en contra de la economía del lenguaje.


El Castellano por contra, si que tiene esta utilidad "Salgo de fiesta con mis amigas" que permite enfatizar que en ese grupo "solamente" hay chicas. Podrías decir "Salgo de fiesta con mis amigos y amigas" pero esto si que va en contra de la economía del  lenguaje. 


Nota también que hablo de la economía del lenguaje como algo instintivo que todo ser humano trata de obtener, y no como una regla inamovible creada por carcas del siglo pasado. Ocurre en todas partes, en Nepalí por ejemplo, el plural se dice añadiendo el sufijo "Haru" -> हरु a la palabra que sea. Así, "Chora" (niño) pasaría a ser "Choraharu" (niños), pero esto añade no una, sino DOS sílabas adicionales a la palabra.... ¿ y entonces que es lo que ocurre? que la gente en Nepal rara vez utiliza el Haru, y rara vez habla en plural, y generalmente habla en singular para abreviar (utilizando solo el HARU cuando el contexto obliga al interlocutor a especificar la cantidad de algo).


En Castellano pues, pasa también lo mismo, y es una raíz tan fuertemente arraigada que mucha gente se niega a decir "niños y niñas" porque "con decir niños ya todo se entiende". No entraremos en detalle de si es necesario o no (yo pienso que un poco al menos si deberíamos y que es nuestra responsabilidad dejarle a las futuras generaciones una lengua Castellana un poco más justa y equitativa que de más visibilidad al género femenino). ¿Pero cual es la mejor solución?  Si no hacemos nada, otros idiomas nos comerán el terreno, como por ejemplo yo utilizando User Experience en vez de "Experiencia de Usuario o Usuaria".


Mientras tanto, os dejo unas cuantas frases bastante comunes en la informática para que probéis a traducir al Castellano utilizando lenguaje Inclusivo sin poder determinar cual es el género del sujeto.


"The user has registered correctly"

"This user does not have enough priviledges to access this site"

"The user does not exist"

"Invalid user credentials"

"Welcome to Tinder"

"A car is on the way, for further assistance call the driver in the provided telephone number"

"The user does not exist in the database"


Lo más popular entre los lectores

Email *
Suscribirme

¿De qué va esto?

Lo más reciente

Las categorías

Te puede interesar...